Lo que dejó el fin de año y lo que llega con el nuevo

El gobierno nacional cumplió dos años de gestión el pasado 10 de diciembre y la gran mayoría de sus promesas electorales no las ha cumplido. El pueblo en su conjunto se ha visto afectado por muchas de sus medidas. Por otra parte ha dejado claro que su objetivo de gobernar para los monopolios y terratenientes, los va a llevar adelante a como dé lugar, con represión incluida de ser necesario.

Por Redacción Debates

 El 2017 se despidió con una maratón de actividades en el Congreso. El gobierno de Mauricio Macri quiso rápidamente votar las leyes que se había propuesto en su afán de “reducir el déficit fiscal”. Los cerebros economistas del PRO y el radicalismo, definieron que la crisis la pague nuevamente el pueblo y no quienes durante años “la juntaron en pala”, citando una frase de la propia ex presidente Cristina Fernandez.

La sanción de la ley de reforma previsional fue un escándalo y un robo a los bolsillos de los jubilados. La tan mentada y festejada reparación histórica, rápidamente quedó en el olvido de los mayores, cuando se pudo advertir la esencia del plan gubernamental. La misma se traduce en los siguientes números: se verán afectados los futuros ingresos de 6,6 millones de jubilados y pensionados, 8,5 millones de asignaciones por hijo (AUH y asignación familiar de los trabajadores que aportan) y alrededor de 1,4 millones de beneficiarios de pensiones no contributivas (como las de los veteranos de guerra). Con la ley anterior la jubilación mínima hubiera pasado de $7.246 a $8.260. Un aumento del 14% aproximadamente. Con la reforma, se estipula sólo un 5.7% de incremento; el haber mínimo subirá de $7.246 a $7.659.

26233559_1202159646554365_6078466896577515319_o
Miles de efectivos de las fuerzas de seguridad frente al Congreso

 

A esto hay que agregarle la manera en que fue sancionada la normativa. Con una Buenos Aires militarizada, represión feroz de por medio, las fuerzas de seguridad se dispusieron a accionar contra quienes fueron a manifestarse y sin ningún tipo de contemplación los gases, balas de goma, carros hidrantes apuntaron contra jubilados, trabajadores activos, estudiantes, organizaciones políticas y sociales, sindicatos y todo aquel que quisiera alzar su voz contra las medidas impulsadas por el ejecutivo. Muchos heridos y detenidos fue el saldo de jornadas calientes, en los días en los que se cumplían 16 años de las jornadas del 19 y 20 de diciembre del 2001. Además hubo diputados opositores golpeados y en algunos casos denunciando que les impidieron el acceso al recinto de la cámara. Un escándalo. Una vergüenza. Anulando todo tipo de garantías democráticas y hasta constitucionales. Así se votó la nueva movilidad jubilatoria.

 

26196229_1202166229887040_7136192276408689905_n
Santiago y Nahuel en un mural

 

Para cerrar la actividad de la “escribanía de 24 horas”, como dijo el senador Rodriguez Saá, la cámara alta aprobó la ley de reforma impositiva. La misma fue aprobada por 52 votos positivos, 15 negativos y una abstención. Todo el oficialismo más los peronistas no kirchneristas bajo el ala de Pichetto, votaron a favor. Los 8 senadores del FpV, a quienes se sumaron Fernando “Pino” Solanas (Proyecto Sur), Magdalena Odarda (Coalición Cívica), Adolfo Rodríguez Saá y Eugenia Catalfamo (PJ San Luis) y el chubutense Alfredo Luenzo, votaron en contra. En el mismo sentido lo hicieron el chaqueño Eduardo Aguilar, el chubutense Mario Pais, integrante del interbloque Argentina Federal que también conduce Pichetto. Lucila Crexell (Movimiento Popular Neuquino) fue quien se abstuvo.

La reducción gradual e indiscriminada de los aportes patronales y la reducción indiscriminada en el impuesto a las ganancias de las grandes empresas, que también afectará lo que reciban de coparticipación las provincias, son algunas de las cuestiones planteadas en la nueva legislación. A este paquete hay que agregarle la votación y posterior aprobación de la ley de leyes, el presupuesto 2018. El cual estipula, entre otras cosas las nuevas metas económicas para reducir la inflación, las que fueron re planteadas y anunciadas como un triunfo por parte de Marcos Peña, Dujovne y compañía. Lo que no dicen los ministros y el Jefe de Gabinete y que tampoco lo expresaron en su campaña hacia octubre, es que los objetivos deseados por el gobierno no son más que imposiciones del FMi, organismos financieros, banqueros y jerarcas de la alta usura imperialista internacional. Otra vez el ajuste feroz hacia los que menos tienen, vuelve a repetirse como en las peores épocas de hambre y miseria de nuestro país. Otra vez, igual que en la reforma previsional, el pueblo pierde por goleada.

 

26167798_1202166829886980_5319937318646488181_n
El Presidente Mauricio Macri

 

Se cierra un año convulsionado. Con represores que tienen condenas y están siendo beneficiados con prisiones domiciliarias. Con Santiago Maldonado desaparecido y luego encontrado muerto. Con Rafael Nahuel Colhuan asesinado con una bala oficial. Con un Ministerio de Seguridad y la ministra Bullrich hiper cuestionada por diferentes sectores por su accionar represivo. Con el aumento de las tarifas en la luz, gas, transporte, combustibles, por enésima vez en el año. Con el aumento de la inflación estipulada para el 2018. Con un dólar que llega casi a los 20 pesos. Con despidos en el sector público (Fabricaciones Militares y otros lugares del Estado) y en el sector privado (fábricas, pymes, servicios, comercio). Con la baja en el consumo. Con una propuesta de paritarias muy poco convincente a los trabajadores. Con el inicio de clases y el magro presupuesto a la educación pública. Con el silencio atroz del propio presidente y su ministro de Defensa en cuanto a lo qué sucedió con los 44 compatriotas del ARA SAN JUAN. Con la reforma laboral en puerta. Con represiones múltiples a trabajadores (en el Ingenio La Esperanza, Jujuy), a luchadores populares, mujeres, pueblos originarios (la última a los Wichis en Formosa), a los estudiantes en las universidades, a los medios alternativos de comunicación popular, a los defensores de la cultura.

Aunque los mismos sectores afectados por las políticas macristas han sabido replicar, no se han inmovilizado y han planteado una salida que no sea la del ajuste. El gobierno ha recibido un golpe duro con la respuesta popular a las reformas. Una de las primeras medidas del presidente fue sacarles las retenciones a las grandes cerealeras y mineras. Empezar por tocar a quienes durante mucho tiempo se han enriquecido con millones y millones de dólares con sus exportaciones y súper ganancias, y se llevan los mismos a los bancos de sus casas centrales del exterior, sería muy bueno para que la crisis no caiga nuevamente sobre los bolsillos más castigados del pueblo argentino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑