DESDE EL OJO DEL ESPECTADOR: “Casa a cuestas”

“Una historia que viene sucediéndose hace tiempo. Una ventana al abismo o tal vez al recuerdo… ¿mimesis o antítesis? La telaraña se despliega…no hay dolor…no hay piel ni huesos…el alma de los seres es su perfume”

Por Liss Navea                                                                                                                                 

Estas son algunas de las frases que se citan en la obra y en la invitación a vivir una experiencia cargada de tensiones.

La casa no está vacía. Se ven dos sillas cubiertas de blanco, una mesa bajo otro velo, un espejo. De fondo una chimenea y una hamaca oculta. Los personajes son dos, la historia gira sobre ellos, a veces sobre cuatro, que no están en su totalidad, con una combinación ideal de danza, movimientos, música y teatro.

28827585_849643068576153_6117622727111892640_o.jpg

Abusos de los recursos hay, pero hay un trabajo sobre esos abusos, explotándolos hasta el cansancio, hasta el agotamiento de los cuerpos. También hay trabajo sobre la neutralidad de los mismos, congelando los momentos que la puesta en escena ofrece.

Será por apreciaciones personales, pero siento más agrado al ver una obra que no me ofrece la situación en bandeja, sino que me lleva en un tren de sensaciones, donde puedo admirar, sentir empatía, un nudo en el estómago o desesperación mezclada con sonrisas nerviosas.

Es el primer trabajo realizado por Eduardo Pérez, que además de ser autor, es director y actor de Casa a Cuestas, quien, junto con Andrea Collado (también en la dirección), llevaron adelante una puesta en escena llena de adrenalina, momentos de tensión, conversaciones breves, situaciones de ansiedad y la danza.

28827792_849643055242821_6634140482249644814_o.jpg

Me gustaría destacar este aspecto, ya que no es frecuente ver la danza interactuando en el teatro sanjuanino, mucho menos en la primera creación de un director, porque, a mi entender, puede ser arriesgado si no se utiliza esta disciplina como herramienta adecuadamente.

Seguramente hay muchos aspectos por revisar y analizar, pero si una obra te cautiva, hay que aplaudir eso. Una teatralidad que te deje sin palabras, que remueva algunas cosas en el interior de cada espectador, que te lleve a querer más de lo que ya están dando, que te obligue a pensar y disfrutar, que te confunda. Una obra que grita, llora, ama y odia, todo en un mismo momento y que hace que el público sienta eso también.

En un espacio reducido se trabaja con cada rincón y en simetría con los movimientos, se aprovecha la oscuridad de la noche para la optimización de la iluminación, que en algunos momentos se reduce a una linterna, invitando a presenciar una escena siniestra.

29060139_849643005242826_9183137120724279823_o.jpg

Los objetos no están ahí por nada, cada uno es usado de diversas maneras, ofreciendo más de una posibilidad para explotar el recurso actoral. Cada fragmento de la obra pareciera haber sido estudiada en sus miles de posibilidades, para generar un mayor impacto en el espectador, que contiene el aliento más de una vez.

Todos llevamos algo a cuestas y podremos sentir o no empatía con la historia, pero Casa a Cuestas satisface las ganas de ver buen teatro.

 

FICHA TÉCNICA:

Grupo: Die Dit

Autor: Eduardo Pérez

Intérpretes: Andrea Collado y Eduardo Pérez

Dirección: Andrea Collado y Eduardo Pérez

Asistentes: Pato Lucero, Carla Vellio y Verónica Collado.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑