“Vivimos un momento exponencial de resistencia del sistema patriarcal a los cambios culturales de las mujeres latinoamericanas”

La socióloga Laura Ávila opinó sobre distintas aristas que involucran a la violencia de género como el rol del Estado, la ciudadanía, los medios de comunicación, entre otras.

Por Guillermo Alamino

 

Los recientes femicidios de Leila y Yamila han conmocionado a los movimientos sociales que luchan por los derechos de las mujeres, tanto por la crueldad de los hechos como su posterior tratamiento en distintos medios de comunicación. Al respecto, dialogamos con la Lic. Laura Ávila, especialista en violencia de género y distinguida en el Senado de la Nación por su lucha vinculada a la temática, quien habló sobre el rol de los movimientos feministas, la ausencia de la palabra femicidio en las coberturas mediáticas y la actitud de la ciudadanía ante los constantes asesinatos de mujeres.

-¿Por qué se han acentuado los casos de femicidio?

-Porque vivimos un momento exponencial de resistencia del sistema patriarcal a los cambio culturales de las mujeres latinoamericanas, que se expresa a través de todas las formas de violencia reconocidas. Esa violencia se  espectaculariza para ser advertida por todo el colectivo de mujeres, por la sociedad en su conjunto y por el propio Estado, desafiando a quienes creen en la ley. Sin embargo esta crueldad cuenta con la complicidad de jueces, personal de seguridad, agentes de salud  y medios de comunicación.

Estos crímenes, abusos y descuartizamientos son perpetrados para ser exhibidos y naturalizar la violencia contra las mujeres y las minorías, de manera muy diferente a los que se daban en el mundo patriarcal tradicional relacionado al mundo comunitario.

En América Latina, en México, Guatemala, Colombia, Ecuador  y hoy también en la Argentina, a lo largo y ancho del país se acentúan los casos de femicidio. Nos preguntamos por qué, si la mujer está socialmente mejor posicionada que a principios del siglo pasado ¿Cómo es posible?  Rita Segatto, especialista en temas de género, violencia y racialidad, denomina estos crímenes como producto del recrudecimiento del patriarcado colonial moderno de alta intensidad,  propio del dominio universal,  que  expresa a través de estos crímenes, un mensaje de disciplinamiento, control y posesión a lxs que desobedecen  ese orden de dominio patriarcal.

“Nunca hubo más leyes, nunca hubo más clases de derechos humanos para los cuerpos de seguridad, nunca hubo más literatura circulando sobre derechos de la mujer, nunca hubo más premios y reconocimientos por acciones en este campo, y sin embargo las mujeres continuamos muriendo, nuestra vulnerabilidad a la agresión letal y a la tortura hasta la muerte nunca existió de tal forma como hoy en las guerras informales contemporáneas; nuestro cuerpo nunca fue antes tan controlado o médicamente intervenido buscando una alegría obligatoria o la adaptación a un modelo coercitivo de belleza; nunca tampoco como hoy se cerró el cerco de la vigilancia sobre el aborto que, sintomáticamente, nunca antes fue un tema de tan acalorada discusión como lo es hoy, en la modernidad avanzada” Rita Segatto, 2017.

-¿Qué opinas de la reacción de la ciudadanía y los medios de comunicación ante los casos de femicidio?

-En general existe un sentido de minorización en este tema, lo cual se deduce en cómo son tratados los femicidios y crímenes homofóbicos, por la sociedad y los medios de comunicación. Estos se tratan con un valor residual, siendo rebajados a casi apenas un espectáculo en la práctica jurídica y en los estándares mediáticos en América Latina, en nuestro país y ni qué decir en nuestra provincia. También, las feministas planteamos nuestras demandas como temas particulares, compartimentados y del gueto, Rita Segatto, 2017. Este tema se entrelaza a todas las formas de poder, subordinación, imposición como son las relaciones raciales, coloniales, de clase, las relaciones centro-periferia.

Volviendo al tema de los medios de comunicación, los femicidios siguen siendo tratados en la sección policial como crímenes pasionales, de cárteles, relacionados con la droga, el mal vivir, el alcohol y, a través de ese mensaje, se desvía el fundamento de poder que tiene todo femicidio. De este modo, la mujer vuelve a ser cosificada y desmembrada por los medios de comunicación. Esta lectura patriarcal hegemónica en los medios de comunicación sanjuaninos, enseñan y educan en las representaciones sociales misóginas de la sociedad en su conjunto.

_DSC0873
Foto: Diego Ruiz

-¿Por qué consideras que los medios de comunicación no mencionan la palabra femicidio?

-Porque están adheridos a la ideología patriarcal, sin fisuras, que se  niega a desnaturalizar la opresión masculina sobre las mujeres. Porque no hay debate de los temas de género en los medios, ni capacitación al respecto. Porque los medios en San Juan son dependientes de los poderes de turno. Porque San Juan va siendo cada vez más una provincia globalizada (con un modelo de acumulación megaminero, extractivista, de tipo colonial). Por tanto a ese  capitalismo no le interesa tener sujetos sensibles, empáticos.  Esta etapa del capitalismo se da por despojo, con un mercado global; con la abolición de lo local, de los productores locales, de las relaciones interpersonales, de la propia empatía; de las tradiciones, de lo patrimonial. Por ende es necesario entrenar a los sujetos para esa distancia, para la no identificación de la posición del otro y la no relacionalidad. Esta es la pedagogía de la crueldad de la que habla Rita Segatto, que se imparte a través de los medios de comunicación.

-¿Cómo están repercutiendo las movilizaciones feministas  en la conciencia ciudadana, respecto a los casos de violencia de género?

-Las movilizaciones feministas son las garantes de los derechos de las mujeres y de la diversidad. A través de su activismo han visibilizado la violencia de género, lo femicidios, la adhesión a la ley sobre la IVE. Podría decirse que son las aseguradoras de los derechos ciudadanos de las mujeres, que no sólo agitan, sino que sensibilizan, capacitan, acompañan y  protegen a las víctimas de todo tipo de violencias. Están representadas en el movimiento #Ni Una menos; el Movimiento de Mujeres Sanjuaninas, El Encuentro Nacional de Mujeres, y muchas colectivas que pertenecen a uno y otro movimiento.

-Hay discursos como “Ni uno menos” o  “Salvemos las Dos Vidas”, que  han tenido una fuerte repercusión en las redes e invisibilizan la violencia de género ¿Cuál puede ser la causa de  querer ocultar la violencia hacia las mujeres y de cercenar el derecho a decidir sobre sus cuerpos?

-Mantener a las mujeres en el rol reproductivo que le asigna el patriarcado. Para el patriarcado mujer es igual a madre, esposa, hija. No es una persona con derecho a decidir sobre su cuerpo. Por tanto la mujer es la emergente principal de la familia  burguesa que debe sostener la hegemonía del hombre blanco, propietario y heterosexual.

20180613_194653

-¿Qué perspectiva tenés sobre el debate y la media sanción de la legalización del aborto?

-El debate en San Juan sobre este tema está mucho más cerrado que otros que involucran las problemáticas de las mujeres. Es más, los representantes de la provincia de San Juan son junto con los de Salta, los únicos que llevan un mandato único contra de la ley IVE. Esto demuestra que nuestra provincia es tradicional, verticalista, con una democracia delegativa, restringida, aunque  se muestre de avanzada y progresista a  nivel económico. Su cultura es antidemocrática por el sólo hecho de no permitir el debate, reflexión  y libertad de expresión de las ideas por el derecho a decidir de las mujeres.

-En San Juan ¿Cuál ha sido el rol del Estado respecto a la temática de género?

-En San Juan el Estado es garante de la familia  como célula básica de la sociedad, de todos sus miembros, no de las mujeres, eso amerita otro apartado, hay leyes propias al respeto, que desmerecen los temas de género, es más,  el mismo término se pone en cuestión.

-¿La próxima lucha podría ser la separación de Iglesia y el Estado? ¿Por qué sería necesario?

-Creo que estamos muy lejos de esa reflexión, para ello deberíamos tematizar otros tipos de Estado, un Estado plurinacional tal vez.

 

Foto de portada: Revista de la UNSJ

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑