Sofía Gatica: “Los gobiernos corruptos negocian la salud del pueblo”

La militante social oriunda de Córdoba, estuvo en la provincia y habló sobre los agronegocios  y sus efectos sociales.                                                                                               

Por Guillermo Alamino                                                                                                                      

El viernes 14 de septiembre estuvo en San Juan la activista Sofía Gatica, quien participó de la VII Expo Ambiental organizada por AsoProVida en el Centro de Convenciones Guillermo Barrena Guzmán”. Gatica expuso sobre su férrea lucha contra los métodos utilizados en las plantaciones de soja transgénica en la agroindustria argentina.

Sofía Gatica es cofundadora de la asociación “Madre de Ituzaingó” en Córdoba, luego del fallecimiento de su hija cuya causa está vinculada a la exposición de pesticidas.

Esta organización logró el primer fallo judicial por el uso de agroquímicos en Latinoamérica, que sentenció a un productor agrario y un piloto de avioneta por fumigar con agrotóxicos fuera de los límites establecidos. Cabe destacar que el glifosato es uno de los herbicidas más utilizados en las plantaciones, pese a que fue declarado por la Organización Mundial de la Salud como “probablemente cancerígeno para los seres humanos”.

Tuvo un gran protagonismo en el conflicto socioambiental por la instalación de una fábrica de semillas transgénicas perteneciente a Monsanto, en la localidad de Malvinas Argentinas, Córdoba. El establecimiento pretendía ser el productor de maíz transgénico más grande de América Latina. Luego de años de resistencia, el pueblo consiguió echar a la transnacional conquistando una gran admiración de toda la comunidad internacional que comparte la lucha.

También, su constante resistencia al avance de los agronegocios fue reconocida por el  “Premio Medioambiental Goldman”, un galardón otorgado a las personas defensoras de la naturaleza, siendo la única ciudadana del país en recibir este reconocimiento.

“La gente quedó afectada igual, porque los agrotóxicos entran al organismo para quedarse. Tenemos una franja de protección de 2.500 metros aéreos sin fumigar y 1.500 metros terrestre, y una ordenanza en emergencia sanitaria”, comentó Sofía a Debates sobre el escenario actual en Córdoba, después del retiro de Monsanto de la ciudad de Malvinas Argentinas.

“La lucha continúa en distintas partes del pueblo. Nosotros estamos concientizando a la gente sobre la necesidad de cultivar en forma orgánica. En Argentina necesitamos una reforma agraria que no llega. Los gobiernos corruptos negocian la salud del pueblo”, agregó.

El papel de las universidades e instituciones científicas han jugado un rol esencial en la extensión del modelo extractivista y la justificación del uso de herbicidas como el glifosato o el endosulfán. “Las universidades están siendo subsidiadas por las corporaciones y bajan una línea donde es más  importante el progreso y no la salud. Si la ciencia no es para ayudar al pueblo, ¿para que es?”, expresa Gatica. Además, manifestó que el actual secretario de Ciencia, Técnica y Tecnología, Lino Barañao, compara al gilfosato con el agua bendita.

Por último, se refirió a la situación que vive San Juan con la meganiminería y el desembarco de las multinacionales. “Hay que unirse, tratar de ir adelante y sacar a la Barrick. Para sacar a la Barrick hay que apretar a los gobierno, acercarse y presionar a los concejales, legisladores y diputados para que ellos empiecen a cambiar”, finalizó.

 

La Ley de Semillas amenaza la vida

El Congreso Nacional se encuentra debatiendo en comisiones una nueva normativa que promueve la privatización de semillas, mediante derechos de patentes o normas de calidad.

Desde la “Multisectorial contra la Ley Monsanto de Semillas” expresan que el gobierno nacional no tiene en cuenta en las discusiones las necesidades de los agricultores  familiares, comunidades campesino- indígena, consumidores y afectados directos por los agronegocios.

“No se han escuchado nuestras denuncias de cómo el agronegocio actual, sus transgénicos y agrotóxicos, están acabando con el principal patrimonio que tenemos los pueblos para garantizar nuestra alimentación en el futuro, llevando a la pérdida del 75% de las variedades de semillas agrícolas”, aseguran desde la organización.

“Las empresas pretenden avanzar en un terreno extremadamente grave a través del reconocimiento de derechos exclusivos a las corporaciones biotecnológicas y semilleras, en desmedro de los derechos de medianos y pequeños agricultores y campesinos, mediante la prohibición del uso propio de las semillas”, continúan.

La disputa por el control de las semillas es la lucha por el dominio de los alimentos del mundo. Las corporaciones pretenden patentar las semillas (como si fueran una obra de arte) para garantizarse el crecimiento de sus ganancias y su predominio global.

“Los funcionarios del Ministerio de Agroindustria tienen como horizonte un sólo acuerdo: generar una ley que limite nuestro derecho básico a guardar semilla, que cercene el libre acceso a la misma, que persiga y criminalice a quienes históricamente han producido y resguardado nuestros alimentos y promover un sistema legal que permita la apropiación de las semillas por parte de las grandes corporaciones semilleras”, finalizan.

 

Ver vídeo informativo sobre semillas transgénicas:

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑