El desafío de democratizar San Juan

Evitar el autoritarismo y darle espacio a la diversidad política es necesario para fortalecer nuestra democracia.

 

Por Guillermo Alamino

Un nuevo año electoral, una nueva oportunidad de pensar  la realidad en la que vivimos y cambiar o no el Gobierno de nuestra provincia.  Un gran desafío tenemos los sanjuaninos en esta contienda: profundizar la democracia y sanear las instituciones que actualmente se encuentran dañadas.

El poder es una herramienta que puede ser utilizada para cambiar el contexto o simplemente mantener todo en su mismo lugar. Hace rato que en San Juan quienes ejercen el Gobierno han tenido hegemonía en los tres poderes, tanto en el Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Casi no hay oposición,  la voz ciudadana pocas veces es escuchada y no hay mecanismos eficientes del Estado para hacer partícipe al pueblo de las decisiones gubernamentales. Todo se hace y deshace de acuerdo a lo que dicta el Gobernador.

Es parte de un fenómeno que ha caracterizado a todos los Gobiernos recientes: adueñarse del Estado y pensar que un triunfo electoral equivale a la entrega de un cheque en blanco. Cualquier cuestionamiento o disidencia es tildada de “oposición” o “hacen política”, como si la permanente propaganda oficialista no fuera política.  Una visión autoritaria y elitista de la “democracia”, en la que sólo tienen lugar los aplaudidores de siempre.

Esta carencia de democracia ha tenido como consecuencia la concreción de obras carentes de legitimidad popular que perdurarán por años: la Peatonal de la Ciudad, la demolición del Estadio Abierto, la tala indiscriminada de la arboleda, las reformas en la Estación San Martín,  el ingreso de la megaminería, entre otros. Ninguna fue avalada por algún referéndum o consultas populares, a pesar del impacto social e histórico de las construcciones mencionadas.

La  democracia debe practicarse no solamente cada cuatro años, sino en todas las medidas políticas propuestas que impactan en la vida de los ciudadanos. Consultar a la ciudadanía es fundamental para evitar errores y asumir las responsabilidades colectivamente. Hay mecanismos constitucionales para hacer efectivo esto, como las audiencias públicas o la creación de consejos,  como el Consejo del Árbolado Público.

Además, es necesaria la presencia de fuerzas opositoras en la Legislatura o Consejos Deliberantes para ejercer funciones de contralor, algo que actualmente no ocurre debido a que la Cámara de Diputados cumple un papel  similar al de una escribanía del Ejecutivo.

En estas elecciones pensemos nuestro sufragio, ya que es una de las herramientas ciudadanas más eficaces para transformar nuestro escenario político y social, y generar otras coyunturas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑