Ampliar calles, una política insostenible

Una política sustentable debe priorizar el transporte público y desincentivar el uso del automóvil particular. 

Por Guillermo Alamino                                                                                                                       

La ampliación de la avenida Ignacio De la Roza, la calle Mendoza, el proyecto de ensanche de la calle Coll y la intención de sumar estacionamientos subterráneos en la provincia resumen la mirada de los funcionarios sobre el transporte en la ciudad.

Mientras diversas organizaciones sociales e internacionales manifiestan la necesidad de empezar a pensar ciudades más humanas y sostenibles, San Juan sigue con la idea de priorizar al automóvil con todos los costos ambientales y económicos que acarrea.

Al respecto, la Organización de las Naciones Unidas afirma que: “La respuesta estándar al problema de movilidad urbana ha sido expandir la infraestructura, sobre todo para los automóviles, llevando a la construcción de más caminos, autopistas, puentes o túneles”. Como consecuencia, se produce la tala masiva de la arboleda, la expropiación de terrenos privados y la disminución del  ancho en las veredas, con el objetivo de expandir las arterias para la comodidad de los automovilistas.

“Esto incrementa el uso de automóviles, que exige el desarrollo adicional de infraestructura, y así sucesivamente”,  agrega el organismo. Más espacio para el auto, más dinero en obras públicas innecesarias deberá invertir el Estado.

Por este motivo, el desafío de las ciudades del siglo XXI es empezar a dejar de lado la denominada “civilización del automóvil”, fomentando el uso del transporte público,  bicisendas y peatonales, teniendo en cuenta las demandas de los habitantes y evitando circuitos innecesarios, como por ejemplo, los traslados para hacer trámites que podrían hacerse vía internet.

“Atendiendo al propósito de la movilidad, que es facilitar el acceso a los destinos, actividades, servicios y bienes, la planificación urbana debería enfocarse en la persona, de modo que los parámetros funcionales finales (las razones del recorrido) se encuentren lo más cerca posible el uno del otro, reduciendo distancias y necesidades de transporte”, asegura la ONU.

Pensar un San Juan acorde a los nuevos retos debe ser tarea del Estado y la sociedad civil en conjunto. La movilidad sustentable es uno de los ejes fundamentales en las políticas contra el calentamiento global, ya que el transporte representa el sector en el que más ha crecido las emisiones de gases efecto invernadero.  Para esto se requiere de la democratización del Estado y  espacios donde el pueblo tenga poder de decisión sobre los asuntos públicos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑