Primera expo del MPBAFR: galería de imágenes

El pasado viernes 5 de abril se inauguró una nueva muestra en el Museo Provincial de Bellas Artes Franklin Rawson, compuesta de tres exposiciones de artistas locales, para todos los gustos. Las muestras se podrán visitar hasta el 9 de junio.                                         

 

Las obras, sus artistas y una breve reseña:

SALA 1

“Lágrimas”, de Beatriz García Huertas

“Esa lágrima que limpia, calma e inunda emociones y sentimientos extremos, atraviesa todas las series, donde en la última se libera para ser sólo una gota y recorrer su propio camino. Las imágenes abandonan el soporte de la tela para, en recortes metálicos de sucesivas capas, conformar relieves en la tridimensión.

La intención ha sido recrear a través del color, técnicas tradicionales y digitales una serie de temáticas que abordé hace años en el dibujo y que siguen teniendo para mí total actualidad, como: la búsqueda de libertad, las migraciones, la violencia, las máscaras. Intento comprender las diferencias con que se perciben los mismos temas en épocas distintas. En la actualidad, la carga de información hace que lo esencial de los acontecimientos se vea muchas veces tapado, interrelacionado, distorsionado, quedando solo algunos rastros de lo verdadero, semejante a lo que sucede con la memoria. Ésta rompe y transforma los viejos recuerdos, exalta y encierra algunas partes, realizando un proceso cada vez más abstracto y lejos de la experiencia real.

Para interpretar en la plástica estos procesos, trabajé la imagen con una técnica mixta donde la fragmento a través de diversas operaciones para, finalmente, en los últimos trabajos transformar la obra en algo totalmente abstracto, donde se enfatiza lo micro. Este modo de operar se fija con un último proceso digital, que puede vincularse con la idea de la memoria digital, sistemas de almacenamientos de imágenes y su manipulación.”

Beatriz García Huertas

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

SALA 2

20:52 El terremoto de San Juan 1944

En el 75 aniversario del terremoto de 1944, esta exposición se enfoca en el instante trágico de la naturaleza que cambió la historia de la provincia, más que en la reconstrucción posterior de la ciudad. Por ello el título refiere a la hora registrada del temblor: 20:52. Esa noche del 15 de enero de 1944 dejó una marca profunda en las siguientes generaciones, en los relatos familiares, en la mención a las pérdidas pero también en el empeño de levantarse de las ruinas, en articular un futuro.

En la selección de las fotografías del Archivo General de la Nación se presenta un relato visual que se detiene en los rostros, en los hombres y mujeres más que en la destrucción, aunque esta sea omnipresente. Como se observa en la inédita obra del fotógrafo local José Mazuelos, conservada por sus descendientes; se exhibe desde su condición de archivo, con a carga del dolor y memoria que atraviesa lo individual y lo colectivo.

Frente a los rostros de los sobrevivientes se despliegan, principalmente, las acuarelas de Santiago Paredes. Sumido en el paisaje devastado, ejecuta el registro de las calles con los edificios derrumbados, con una paleta entonada, donde sorprende la ausencia de la figura humana. Los óleos, algunos sin terminar, de Vicente Genovese siguen el mismo propósito de captura de la nueva realidad. Otros artistas, reaccionaron desde la propia fe y el misticismo, como Nello Raffo y Miguel Tornambé. Los dos primeros, por el contrario, eligieron una mirada naturista, distante de la estética de lo sublime, como si hubiera construido en la inmediatez de la tragedia el discurso de la nostalgia del antiguo San Juan.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

SALA 3

“Summer-gidos”, de Matías Ruarte

El incierto reflejo de la pintura

Dentro de las múltiples variables en la pintura de Matías Ruarte, interesan ciertos aspectos.

La obra como juego, como origen del juego en los habitantes del desierto; juegos acuáticos rituales e hipnóticos de la siesta, en búsqueda del efímero instante en que el calor abandona los cuerpos con ese contacto elemental que el agua escurre por la piel.

La obra como buceo en el campo de la pintura, como inmersión en el color. El artista exhibe cuestiones que sólo encuentran bajo la superficie, visiones que registra por debajo de la capa pictórica y que nos da a ver desde la óptica de los reflejos, las refracciones, las inciertas rupturas de la luz.

La pintura como búsqueda que rompe la delgada capa que separa el mundo con el espejo de la representación.

Alberto Sánchez Maratta

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑