Decisiones de vida, relatos en primera persona: LEILA

Por Liss Navea                                                                                                                                       

Cada 17 de mayo el mundo entero se moviliza en la lucha contra la discriminación por la orientación sexual e identidad de género, ya que en 1990 la OMS eliminó a la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales, como era considerada hasta ese entonces.

29 años después muchos son los derechos adquiridos, los perdidos, los prejuicios eliminados y los nuevos que han surgido con el cambio de las generaciones. Las elecciones sexuales también han ido mutando, y la diversidad es tan amplia como la cantidad de habitantes en el mundo.

Mica, Guille y Kata, Johnny y Leila son sanjuaninos de distintas edades que decidieron tomar el volante de sus vidas, mirar más allá de los estereotipos, centrarse en lo que sus corazones desean y dejar las miradas y los prejuicios detrás. Son ellos quienes nos cuentan su vida.

 

LEILA

Cuando inicié este viaje desde la idea, Leila fue la primera en aceptar contar su historia, sus vivencias, en relatarse; pero por cuestiones del destino reunirnos nos fue imposible, no así fue imposible que conversáramos sobre ella. Sospechaba que tenía muchas cosas que decirme, y así fue.

“Mi historia fue complicada como la de cualquiera que haya tomado esta elección”. Esas fueron las primeras palabras que oí de Leila, y se me estremeció el cuerpo. Leila no solo tuvo una elección en base a su sexualidad, sino que también debió modificar su cuerpo acorde a esta elección. Leila es una chica trans.

WhatsApp Image 2019-05-17 at 15.19.23

“Mi familia no comprendía y tuve que salir de mi casa. Me fui de la provincia y viví muchos años en Buenos Aires. No fue una decisión fácil para nada”, continúa Leila.

Para Leila lo más difícil fue tener que dejar a su familia, independizarse de sus afectos a la fuerza, porque no le quedaba otra, pero también le resultó fácil hacerse de nuevos vínculos, de nuevas amistades. “Eso me ayudo a soportar el exilio familiar. Fue bueno porque la gente en otros lados es más abierta de mente para aceptar las diferencias y las distintas elecciones”.

A pesar de sentir que había perdido su familia, Leila volvió a intentar acercarse a ellos, pero esta vez desde lo que es. “Cuando volví de Buenos Aires después de tres años reforzamos el vínculo. Con el paso de los años, supieron aceptarme tal cual soy”.

Leila lucha todos los días por ser quien es, pero hay un sueño que dejó atrás. “Me hubiese gustado estudiar para ser contadora, pero ya no siento las mismas ganas de estudiar.”

“PORQUE TODOS SOMOS DISTINTOS, NOS TRATEMOS POR IGUAL”

-¿Crees que socialmente hay más prejuicios sobre las chicas trans que sobre personas con otras elecciones sexuales?

-En general las personas trans somos más rechazas por la sociedad que personas con otras elecciones sobre su sexualidad. Acá en San Juan es mucho más, lo sé porque tuve la experiencia de vivir fuera de la provincia. No abren la mente, no dan oportunidades ni dan trabajos. La sociedad sanjuanina esta muy atrasada y no se ve ningún interés en cambiar.

-¿Hay más valentía detrás de la decisión de una chica trans?

-Las chicas trans son valientes por su decisión, poniendo en riesgo incluso sus vidas, en la necesidad de condicionar su cuerpo a su identidad.

-¿Qué le dirías a una persona trans que aún no manifiesta su elección por diversos motivos?

-Una persona que se sienta reprimida y quiera tener una identidad trans le daría palabras de aliento. Es un camino que no es fácil, pero más difícil es vivir con una identidad que no te representa o vivir de acuerdo a estereotipos que te impone la sociedad. Eso no sería vida, vivirías una vida reprimida, como pidiendo permiso y de prestado, cuando la vida de cada uno es propia.

Somos personas distintas, diferentes y no le hacemos mal a nadie. Porque somos todos distintos nos tratemos por igual, más allá de la orientación y la identidad”

-¿Qué le dirías a un fóbico?

-A esta altura con las personas que son fóbicas, me parece que si tiene este tipo de mentalidad es un problema de ellos, no de nosotras. Deberían vivir su vida a su manera. A esta altura es una pérdida de tiempo cambiar de idea una persona que no hace nada por escuchar. A esta altura de mi vida me parece una pérdida total de tiempo sentarme a hablar con una persona así.

 

(Las fotografías son gentileza de Leila)

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑